Creemos posible que, en un cierto tiempo, todos los espacios educativos se transformen en lugares sanos de convivencia donde cada niño y niña sea plenamente legitimado. Para esto, los espacios deben constituirse en lugares acogedores, amables, respetuosos, donde lo más importante sea, por sobre todas las cosas, el encuentro.

DESCARGA AQUÍ TU E-BOOK GRATUITO